viernes, febrero 26, 2010

Zapatos Tristes / Sad Shoes

.
Para los irreductibles amigos de las basuras, he creado un grupo en Flickr llamado Zapatos Tristes / Sad Shoes donde todo aquél que lo desee puede colocar sus capturas callejeras. Por supuesto, el espíritu que lo anima es el mismo que el de Paraguas Tristes y como ellos, la condición de estos Zapatos es su abandono en la vía pública y por lo tanto, su orfandad de pies, la triste derrota de lo que en un tiempo fue útil y funcional, desde el trágico zapato del accidentado al tierno patuco del bebé. Aquí tienen los primeros catorce: Zapatos Tristes

y de camino, los paragüitas: Paraguas Tristes

(Atención a la próxima apertura de nuevas galerías:
-Manos Tristes
-Bragas Tristes
¡Vayan preparando sus cámaras!)
.

5 comentarios:

la abuela bloguera dijo...

wow, bragas.

MJ dijo...

¿En el de zapatos tristes valen esos que están colgados en los cables de la luz?

Josemaría García Toledo dijo...

Mis pasos son tus ojos, Sap,
y mis palabras, reflejo de tus fotos.
Zapatos de princesa bailarina
que parecen de papel maché
Zapato negro invertido,
en el mejor sentido de la palabra,
botas de media caña y cremallera;
zapato blanco de ribete calado;
zapatos de princesa tímida,
ligeramente asomado bajo un contenedor;
zapato verraniego con dos equis y hebilla exterior;
desastre de zapato color lila sin cordones
y mucho trajín de vida;
dos playeras ribeteadas de rojo guinda;
zapato café no leche, corto de café;
sandalias decadentes en rosa palo;
procesión nocturna de zapatos tristes;
sandalias Marypaz;
botas después de hacer el camino de Santiago;
Muchas Cenicientas y cenicientos
dejando señuelos pero sin príncipes de cuento
tras su pista.
Tiempos estos de príncipes despistados.
Que no han leído o que les han contado
otros cuentos.
Ahí están rodando por los suelos,
tristes zapatos,
padeciendo la intemperie inclemente,
de este invierno, riguroso y meón tiempo:
imagen viva de nuestro presente.
A veces pienso que dentro de cada princesa
Hay un triste zapato abandonado y triste,
Pero no hay que fiarse.

F. Ugía dijo...

Zapatos con suav... fuerte olor a queso rancio

Akela-J.P. dijo...

Que relatos... me gustan y son muy buenos.
Disculpa la tardanza me acordaba de tu correo pero he tenido ciertos problemas com mi ordenador y ya he vuelto a renacer...

Un abrazo.