jueves, marzo 01, 2012

"Sympathy for the Devil"

.


(Con agradecimiento a los señores Jagger y Richards)

Llegar por lo absurdo a dejar de prestar atención a la tragedia. Así, concentrado en la contemplación de una de mis uñas deseaba como nunca haber tenido unas tijeras a mano. De la misma manera, observaba cómo en la punta del cigarrillo se producía la combustión que llevaba al papel y las hebras de tabaco a convertirse en ceniza rodeada por el anillo negro de alquitrán. O jugaba a las palabras. En orden alfabético, objetos propios de un quirófano: Anestesia, Bisturí, Cubeta, Drenaje... Y que pasara el tiempo; sobre todo que pasara el tiempo y acabase con los lamentos, con el continuo uhh uhh del llanto, con el chirrido de las suelas sobre el parquet y que al levantar la vista hubiesen desaparecido los treinta y siete féretros que se alineaban sobre el piso barnizado del polideportivo.

 Volvíamos a la grada desde el reducto de las sillas plegables que ante cada ataúd, habían sido dispuestas para los familiares. Me movía el despejar a Maite del ambiente espeso de las flores fúnebres, del histerismo subterráneo de los pañuelos hechos bolas, del uhh uhh que como letanía minimalista saltaba de uno a otro grupo sin interrupción, y de mi propio horror.
Nada pude objetar a la decisión de aquel funeral común, a la consiguiente espera del ministro de turno y del pleno municipal que mostrarían su dolor institucional a las cámaras de televisión y a los flashes de los fotógrafos de prensa. La víctima que me correspondía era mi cuñado menor, uno más de los pasajeros del autocar despeñado.

 El recinto se iba llenando de parientes y curiosos que se repartían por el graderío o se mezclaban con las familias allá abajo, haciendo que en el silencio, el roce de los zapatos multiplicados de eco aportaran sonidos de partido de baloncesto. Maite apoyaba la cabeza en mi hombro y yo jugaba a las palabras o miraba las idas y venidas de un vejete por entre los grupos que levantaba apenas un sombrero casi ridículo en un pésame ceremonioso. Me sentía colapsado pero en ningún momento tuve un recuerdo para mi cuñado. Volvíamos a las sillas para regresar otra vez a las gradas en un continuo ir y venir que suavizaba la mortificación del uhh uhh de los llantos. El anciano de antes, como si fuera familiar de todos los fallecidos, zigzagueaba por entre los féretros, se presentaba a los dolientes y daba leves abrazos de condolencia. Coincidí con él frente a la máquina expendedora de café y me ofreció un perfil deformado tal vez por el dolor y por una dentadura postiza mal encajada que le claqueaba cuando repetía al señor que estaba a su lado "Qué tragedia, don Pablo, qué tragedia..." En ese instante tuve la certeza de conocerlo, de haber visto su cara en otro lugar que se me escapaba.

Volví con los padres de Maite ofreciendo el consuelo imposible del café caliente. Las mujeres de la familia interrumpían el uhh uhh del llanto para entregarse a los gritos desgarrados, a la gestualidad dislocada del dolor que hizo a otros desplomarse en el suelo entre convulsiones. La cobardía me llevó a pensar que el fallecido era solo mi cuñado y regresé a las gradas asustado de mi poca entereza dejando a Maite frente a su hermano. Miré otra vez mis uñas, jugué a las palabras, encendí otros cigarrillos y desde la altura contemplé de nuevo los movimientos del vejete como una posibilidad narcotizante. Por un momento, el esfuerzo por ubicarlo en el tiempo y en determinado lugar se convirtió en un juego mental que me aisló en el vacío.

Treinta y siete cadáveres. De manera irrespetuosa comenzarían a descomponerse entre los tableros de las canastas, sobre las geometrías delimitadoras de las áreas y contemplados por un marcador estropeado que con números luminosos mostraba el tanteo del último partido. Un entorno de dinamismos roto ahora por las cintas negras con letras doradas, por la quietud mortuoria y terrible de las coronas de flores. Desde mi altura, la mano de Maite acariciando la madera del ataúd de su hermano se interpuso en mi búsqueda visual del anciano con sombrero. Lo encontré finalmente en un rincón apartado y en una actitud que me proporcionó todas las claves. El hombre, ajeno por supuesto a mi vigilancia, miraba en torno suyo desde su discreto escondite a la vez que sobre la punta de los pies, bajaba y subía los talones con suficiencia, en un gesto inequívoco de satisfacción que lo llevaba además a deslizar los pulgares entre el cinturón y la camisa como ajustando el tejido al cuerpo. Sonreía complacido como ante una obra bien hecha. Era la misma persona, la misma expresión representada en el cuadro y la misma del reportaje.

Tres días antes, en el Laboratorio de Arte, estuve analizando junto con varios de mis alumnos la diapositiva de un cuadro de Fabrizio della Porta, "La Presentación al pueblo", una obra sin duda menor e irregular. Pero no eran los errores técnicos los que me interesaban ahora, sino un personaje. La descripción es sencilla: A la izquierda del cuadro, Jesús es custodiado por dos legionarios romanos que lo llevan hasta la zona de luz que penetra a través de un vano que suponemos balcón. Sin estar representada, adivinamos la muchedumbre vociferante que reclamará su muerte. Casi en el centro, sentado sobre un austero trono rematado por la Loba Capitolina, Pilato sumerge las manos en el agua de una jofaina que le ofrece un esclavo negro. Otro esclavo, arrodillado, sostiene un lienzo blanco. Más a la derecha la esposa de Pilato, Claudia Procula, esconde el rostro con una mano mientras otra mujer, tomándola de los hombros, parece consolarla. Pero es entre el grupo que forman Pilato y los esclavos y las dos mujeres donde aparece, escondida en la penumbra, la figura de un hombre togado. En un escorzo de tres cuartos, vuelve la cara hacia las matronas pero en cambio la mirada, de reojo, la dirige directamente al espectador. Las comisuras de los labios, alzadas levemente, forman una sonrisa enigmática y llena de malicia. Su naturalismo contrasta con el hieratismo que expresan el resto de figuras. ¿Quién es este hombre? Por su indumentaria y la majestad que desprende podríamos concluir que se trata de un consejero o tal vez, la representación del propio césar como símbolo del poder de Roma y sus inapelables sentencias. Sea como sea, la importancia del personaje es evidente. El artista se preocupó de situar su cabeza en uno de los puntos aúreos de la composición. Ni siquiera el Jesús de perfil o el significativo maniluvio de Pilato logran desviar la atención del espectador a otra cosa que no sea la mirada y la sonrisa del personaje anónimo.

Esa misma noche se emitió en televisión un reportaje sobre el asedio a Sarajevo y los asesinatos ordenados por Radovan Karadcic. En las fosas comunes se procedía a desenterrar los cuerpos de cientos de musulmanes ejecutados durante la limpieza étnica forjada por aquel psiquiatra megalómano con cara de entrenador de fútbol. Cuerpos amorfos rebozados de pegajosa tierra negra iban saliendo a la luz como un horror cotidiano. Habitantes de los distintos pueblos que rodean Sarajevo se afanaban en el desenterramiento, en el reconocimiento de parientes, vecinos o amigos a través de los jirones de tela, de calzados que se desprendían como hechos de petróleo. Pero fueran secuencias tomadas en una población u otra, advertí la presencia constante de un hombre viejo que en todas las sórdidas escenas y con sutilidad, buscaba el objetivo de la cámara pero siempre agazapado en los corrillos. En todas y a pesar de lo desagradable de la tarea, se mostraba sonriente. Reconocí en él al personaje del cuadro de della Porta.

La conexión llegó a estremecerme por lo evidente. Allí estaba. Repartiendo de nuevo suaves condolencias, contraponiendo al uhh uhh su sonrisa maligna que concentraba todo el arcaísmo de la Humanidad. Siempre entre desgracias, paladeando el sabor a óxido de la muerte que alzaba sus comisuras antiquísimas, dirigiéndose al grupo arrasado de Maite y sus padres.
Salté butacas de plástico, eludí cuerpos y ojos asombrados y en los apenas quince o veinte metros que me separaban de él, el tiempo se fragmentó estallando en imágenes que me acompañaron en la agitada carrera. Fogonazos con el uhh uhh continuo como una banda sonora espiral, y allí estaban su boca y su mirada, nítido en la vorágine, ayudando a arrastrar un carretón atestado de gaseados en Auswitch, vestido de soldado sonriendo a la cámara que seguía a la niña abrasada por el napalm en Vietnam, presenciando la descarga de ahogados en algún lugar de Bangla Desh donde otros miles se unían al rosario del uhh uhh y se acercaba a Maite pero a la vez amontonaba cabezas cortadas en un campamento Jemer y paseaba por las trincheras de Verdún y firmaba sentencias de muerte mientras tomaba el café tras el almuerzo y estaba allí y en todas partes, acompañándonos siempre, en los hospitales, en las cárceles y los manicomios, escuchando el uhh uhh de los lamentos de las madres como melodía excelsa, repetido como un coro en terremotos e incendios y su mano se extendía hacia Maite, la misma mano que anotaba nombres de prisioneros en un gulag siberiano, idéntica a la que mostraba mariposas al delicado coleccionista que había ordenado una matanza en un hipermercado, o se convertía en picana eléctrica con fondo de tangos o se transformaba en locomotora que colisionaba contra vagones de pasajeros que entonaban el uhh uhh como gritos de amputados y su sonrisa descompuesta, la mirada brillante y sorprendentemente juvenil ahora, todo él adecuándose, adaptándose a la forma del dolor de Maite y mis últimos metros en el trayecto más largo de la Tierra, el planeta siempre hollado por él y llegar a impactarle y arrojarlo al suelo antes de que la tocara, en el momento justo en que hablaba con amabilidad, la mano alzando el sombrero, el ufano, el de nuevo satisfecho.

—Permítanme que me presente. Aunque supongo que ya conocen mi nombre...



©Sap, es.humanidades.literatura, 2004 
.

8 comentarios:

Alvaro dijo...

y se enfadaría, ¿no?

Nicolás: http://donceldevr.wordpress.com/ dijo...

Me lo imagino,sorprendido, mirando desde el suelo a quien le había empujado, con su sonrisa burlona y pensando...
*********
A quien no conozco es al delicado coleccionista de mariposas que había ordenado una matanza en un hipermercado.
*********
Nicolás.

Sap. dijo...

.
Hombre, Álvaro, enfadarse no sé; pero seguro que tras el empujón debió irse corriendo a la farmacia para comprarse un tubo de Corega para pegarse la dentadura.
:-)

Sap. dijo...

.
La matanza, claro, es la de Hipercor; el coleccionista es Antxon Urrusolo, que siendo biólogo y exiliado en República Dominicana tuvo mucho tiempo para dedicarse a su pasión lepidóptera. Finalmente el encargo parece que partió de Santi Potros, pero en realidad este pasaje quería ser un pasaje representativo. Gracias por tu comentario, Nicolás.

:-)

David dijo...

Interesante relato, Sap.

Muy acertado lo del psiquiatra con cara de entrenador de fútbol. Quizás sea que, en general y desde luego en mi caso, a los serbios que conozco son futbolistas o entrenadores.

Karadzic, con ese cabello abundante y alborotado, tenía también un cierto aire de intelectual o de director de orquesta. Se confirma que el conocimiento no vacuna contra la barbarie. Ni siquiera la sensibilidad artística (veo en Wikipedia que este pieza escribió de joven poesía). Conocedor del cuerpo y la mente humanos se entregó al exterminio de seres humanos por esas cosas de la raza, la patria, etc.

Las mismas entelequias por las que mataron Antxon Urrusolo, Santi Potros y tantos otros etarras.

Sap. dijo...

.
Gracias por tu comentario, David.
En efecto, parece que ni el conocimiento ni "el leer" vacunan contra el mal. No es verdad que con ello nos hagamos mejores personas, porque si así fuera y le diéramos la vuelta al axioma, resultaría que los iletrados son todos unos bicharracos, algo que, claro está, no es así afortunadamente.

:-)

Josemaria Garcia Toledo dijo...

La misma cara del que brinda con cava la noche del 11M diciendo: "Hemos ganado"...mientra en mi casa, con mi hijo milagrosamente vivo comentando, temblandome las rodillas todavía y con cara de otro.."Si esta mañana no te hubieras dormido, te estaría velando en IFEMA"

Gracias por tu texto, Sap.

Sap. dijo...

.
Vaya, Gato, entonces sí que lo pudiste ver de cerca. Me alegro de que no te mirara a los ojos.

Gracias por tu comentario.

:-)