martes, junio 28, 2005

Soledad


Para que luego digan de nuestros viejos...
Ahí lo tienen. Sin pensión y sin perrito que le ladre.
La soledad del Madelman jubilado.
:-(