miércoles, febrero 27, 2013

Movilgrafías: La coprofilia como práctica disuasoria

.


Los perros, esas criaturas que dicen guau-guau y levantan la patita para mear, pueden suponer una fuente de conflictos en el vecindario y no por ellos —los animales, todos los animales, son siempre inocentes— sino por haber caído en las garras de unos amos disolutos. El ejemplo de este nuevo cartel aparecido en el tablón de quejas del bloque, o sea, el ascensor, nos parece esclarecedor.

Como vemos, a la vecina querellante no le duelen prendas en reconocer que por sus prisas cometió un dolo a través del conducto evacuatorio de su perrita, lo que junto a su carácter de “nueva”,  la habilita para exigir responsabilidades. Su queja nos parece sujeta a derecho, por lo que desde este blog no dudamos en transmitirle nuestro apoyo moral. ¡Cese ya esa mano infantiloide de refregar caquitas perrunas por los cristales, por favor!
_______________________________________

Otras interesantes movilgrafías del vecindario que puede Ud. consultar. Pinche sin miedo:
.

15 comentarios:

Manuel Carrasco Rubio dijo...

¡Coñoooo! No se porqué me viene a la me moria el libro Don Camilo, con las proclamas de Pepon y Don Camilo o... la antigua maestra escribiendo debajo y en rojo: Pepon ¡ASNO!

Vichoff dijo...

Los tablones de anuncios de las comunidades de vecinos son fuente inagotable de sorpresas. Gran labor la tuya, Sap, preservando esta joya para la posteridad.
Cienes.

Alvaro dijo...

Totalmente de acuerdo: una mierdecina no hace mierdano.

Alvaro dijo...

Y me recuerda aquella canción tan tan entrañable:
Mierda restregar
mierda restregar
qué importa si es tuya
o no es tuya es de aquél
de Pedro, María
de Juan y José...

Josemaria Garcia Toledo dijo...

Sap, me faltaba estar ahora de presidente en mi comunidad para leer esto. Cuando termine, si salgo vivo de esto y con humos de reflejar algo de lo vivido, diré algo.

Ángela dijo...

Lo que más me llama la atención del cartelito de marras es la firma. Dice: "una vecina del 3ºD". O sea, ese "una" quiere aparentar un deseo de anonimato, pero luego dice "del 3ºD", con lo cual ya no hay anonimato que valga. ¿O es que en esa comunidad caben muchas vecinas en el 3ºD?
En una ferretería de aquí, despidieron a un empleado, que llevaba trabajando allí mucho tiempo, porque dijo un taco mientras hablaba con un cliente que llevaba un niño. El cliente informó al supervisor y en un dos por tres, el empleado se fue a su casa.
Un poco de contención verbal (y emocional) no vendría mal.

JAGUARFIDEL dijo...

Esto de los perritos no tiene nombre, recordare siempre una frase pronunciada por un amigo mío cuando estaba hasta los hue... del caso, que conste que tiene síndrome de down 2 grado (Los perros al campo y los niños al colegio; ostia)
Para mi sabio dentro de su dificultad.

Sap. dijo...

.
Sí, sr. Carrasco, parece que en todas estas Comunidades la figura de un Pepón y un Don Camilo nunca faltan aunque son frecuentes otras menos cordiales.
:-)

Sap. dijo...

.
Vichoff, así es; hay una literatura de Tablón de Anuncios muy cercana a la literatura de cordel, al romance de ciego. Ganas de cometer crímenes nunca faltan.
Cienes.
:-)

Sap. dijo...

.
El Factor Marrón nunca debe faltar en una Comunidad de Vecinos que se precie, estimado Álvaro. Muy efectivo también es el líquido Factor Amarillo.
:-)

Sap. dijo...

.
Te acompaño moralmente en tu desgracia, amigo José María. Ser nombrado Presidente de Comunidad Vecinal es ir más allá de que te amputen un dedo a la altura del hombro.
:-)

Sap. dijo...

.
Gracias por tu sagaz glosa, Ángela.
Lo que no entiendo es qué pudo decir el pobre muchacho a oídos del tiquismiquis papá: "Bullshit"? "Holy chit"?... "Son of a gun"? Vale que lo amonesten, incluso que lo suspendan de empleo y sueldo unas semanas; pero de ahí a despedirlo. ¡No quiero pensar qué le hubieran hecho de descubrirlo con el coche aparcado en doble fila!
:-)

Sap. dijo...

.
Ahí le has dao, Jaguar. Los perros al campo (y los gatos y los loros y las tortugas y los hámsters y las suegras).
:-)

Luisa dijo...

Y yo que creía que mis vecinos de Torrecilla eran lo más... Eso sí ninguno tenía perro, pero los gatos salían como esporas.

Francisco Manuel Espinosa Carrasco dijo...

.
Así es, amiga Luisa. Si Sartre dejó dicho que "el infierno son los demás", cuando estos demás son vecinos, no veas tú cómo se pone el infierno...
:-)