viernes, diciembre 14, 2012

Crisis, what crisis?: Ayudemos a Rafael.

.


Si en las guerras del Amor cualquier fin y el uso de toda clase de armas están justificados, la táctica empleada por el redactor de este pasquín — que encontré fijado cerca de la entrada del bar donde desayuno—, tan adaptada a los aciagos tiempos que vivimos, la auguro exitosa. En esta exposición de tribulaciones sentimentales, empero, se cuelan dos elementos que ayudarán al firmante a la consecución del objetivo: Su aseveración de que a pesar del hundimiento económico del país, tiene pagada su hipoteca y goza de un trabajo fijo.

Junto a tales ventajas, Rafael —que así se hace llamar nuestro hombre— no pone trabas a la edad de las candidatas, siendo amplísimo su espectro: desde los 35 a los 50 años. En cambio, la amenaza que como rúbrica estampa al final del texto, llena de consternación a cualquier lector sensible: Rafael está decidido a abandonar España si no se atiende su petición.

Por todo ello, y porque es fácil advertir que Rafael debe ser una buena persona, animo a las innumerables señoras seguidoras de este blog a que, si reúnen las condiciones requeridas, se pongan en contacto de inmediato antes de que el peticionario, atendiendo la llamada del Canadá por su necesidad de mano de obra, se embarque en el primer avión con el corazón destrozado. En nuestro país no sobra desde luego gente así.
_________________________
No deje de visitar otras entradas de la fastuosa serie "Crisis, what crisis?":
- Me pareció ver un lindo gatito.
- Bailando.
- Corrección.
- El huevo duro.
- Cuando ya se vendió todo el oro.
- La buena letra.
etc.

7 comentarios:

Ángela dijo...

Pues mira que lo siento, pero yo no estoy dentro de la edad requerida y además ya estoy casada.
Le deseo mucha suerte a Rafael.

Alberto Granados dijo...

Hombre, Rafael, que la fuerza te acompañe y "pilles", pues la crisis también está haciendo bajar notablemente el IF (*), y eso, en un hombre de tus prendas, tiene que doler mucho.
Que encuentres esa mujer a la que susurrarle dulces palabras por la mañana y te acompañe por la noche y salgas de tu soledad.
Lo dicho: a triunfar.

AG

(*) IF = Índice de fornicio.

jaguarfidel dijo...

A Rafalito lo que le hace falta es: que se de una buena ducha calentita y se acueste con un bibi de leche materna.

Sap. dijo...

.
Muchas gracias Ángela, Alberto y Jaguarfidel por vuestro ánimos a Rafael. Estad seguro que se los transmitiría caso de conocerlo.

Saludos.
:-)

El Abuelito dijo...

¡Pero si es un partidazo! ¿Cómo no encuentra pareja este hombre? Que se venga por aquí que le presento yo un par de señoras deseosas y con pocos remilgos... Rafael, no seas apocado, que quien tiene vergüenza no come ni almuerza!!

Manuel Carrasco Rubio dijo...

Lo lamento por Rafael. Yo no le puedo ayudar, paso de la edad requerida y además soy del sexo contrario al que desea. Pero no entiendo que en estos tiempos y con esas prendas no cuente con una cola de pretendientas superior a la de INEM.

albertiyele dijo...

1) Yo la ducha se la recomendaría más fría que calentita, que pa' calentito parece que ya está él.
2) Antes de susurrarle las palabras bonitas a la mañana, ¿se va a levantar a cepillarse los dientes? Puede parecer una cuestión menor, pero si yo me presentara como candidata sería lo primerito que haría constar en el contrato.
3) En eso de que el espectro etario es amplio yo, como Ángela, no estoy de acuerdo. No tan amplio. De hecho yo no quepo. Ay. Con lo que a mí me gustaría un andalú que me susurrara palabras bonitas a la mañana (después de cepillarse los dientes, sí)