miércoles, junio 16, 2010

Crisis, what crisis?: Cuando ya se vendió todo el oro.


Una letra S, una sola letra S, equívoca, tal vez mal situada, puede complicar extraordinariamente la angustiosa situación económica que nos lleve a pignorar un automóvil según proponen estos modernos chamarileros de la crisis (¿encontró la letra?).

¿Acabará la operación en un divorcio, en un desencuentro paterno-filial? Con independencia de ello, el final está condenado al sofocón desde el rotundo y áspero “Autoempeño”, que es vocablo relleno de penurias galdosianas.

2 comentarios:

la abuela bloguera dijo...

proponen una gran idea. Empeñas UN coche, pero tú sigues con lo tuyo. Yo lo veo bien. Digo sí.

K. Whitmore dijo...

Buenísimo XDDDD