martes, agosto 04, 2009

"Mis Melenudos, 2"




"HEY, BULLDOG"

Para esta semana he elegido una canción potente, el “Hey, Bulldog” que compuso John Lennon y que grabaron los Beatles en febrero de 1968 una vez finalizado el vídeo promocional de “Lady Madonna”, constatándose una vez más que los Melenudos eran unos trabajadores incansables que aprovechaban el mínimo momento para ir dando forma a sus ideas.

“Hey, Bulldog” se incluyó en el L.P. “Yellow Submarine” con ese carácter de relleno que parecían tener los temas inéditos que compusieron la banda sonora de la magnífica película de dibujos animados. A pesar de todo, la secuencia animada correspondiente a esta canción no se incluyó hasta la remasterización y comercialización del film en 1999.

Tal vez porque su gestación transcurriera a la sombra de la macartiana “Lady Madonna”, el piano —que en esta ocasión interpreta el propio Lennon— sigue presente y en forma de un riff curioso por lo poco habitual en el grupo. La letra de la canción una vez más, parte del nonesense que se adecuaba a los tiempos musicales y que iba transformándose y afinándose a medida que transcurrían las tomas, dejando en muchos casos partes enteras en su estado primitivo. De hecho, su título, “Hey, Bulldog” se origina de los ladridos de Macca al final, pues si el muchacho en vez de ladrar se pone a hacer pío-pío, lo mismo la canción se hubiera titulado “Hey, Chicken”. Da igual. Lo importante no son sus ladridos sino el potente bajo con que acompaña a las brillantes guitarras y al riff pianístico.

Para la ocasión, enlazo a la secuencia antes aludida por su condición de cuasi rareza:
http://www.youtube.com/watch?v=G_fSLuWwS2c
Y como siempre, os ruego generosidad con el volumen de los altavoces.
La traducción de la letra es mía y, por lo tanto, se admiten sugerencias:

“EH, BULLDOG”

Un perro pastor bajo la lluvia
Una rana toro haciéndolo de nuevo
Una clase de felicidad que se mide en kilómetros
¿Qué te hace pensar
que eres alguien especial
cuando sonríes?
Nadie entiende la inocencia infantil
Una navaja en tus manos sudorosas
Una clase de ingenuidad que se mide en años
No sabes que es como escuchar tus miedos

Puedes hablarme
Puedes hablarme
Puedes hablarme
Si estás solo
Puedes hablarme

Un hombretón se pasea por el parque
Una tienda india temerosa de la oscuridad
Una clase de soledad que se mide contigo
Crees que me conoces
Pero no tienes ni idea.

Puedes hablarme
Puedes hablarme
Puedes hablarme
Si estás solo
Puedes hablarme

Eh, bulldog…