viernes, agosto 26, 2016

Verano en Ur

.

Para Nieves de Lucas.

Al viejo, el sol que se filtraba a través del cañizo le pintaba de luz el cuerpo con finas líneas paralelas. Hacía calor. Sentado en el suelo de tierra y apoyada la espalda en la pared de adobe, el viejo dormitaba y espantaba moscas. Del río llegaba el olor del agua estancada y a veces, de manera súbita, se escuchaba el aletear de los patos que arrancaban a volar entre los juncos. Croaba una rana.

--¿Cuándo vuelves al templo?-- le preguntó al niño que a la sombra de la parra, hendía una tablilla de barro con un trozo de caña.

--Me dijo Kardesh que cuando mengüe la luna--, respondió el niño cambiando de postura  y ajustandose el faldellín de lino.

--A poco que te apliques te convertirás en un buen escriba. Erinnu está contento contigo.

El niño no prestaba atención a cuanto decía el viejo. Esforzado en su trabajo, sacaba un poco la lengua y se reía de lo que iban significando sus marcas.

--¡Mira, abuelo, lo que he escrito!-- el niño pasó la tablilla al viejo y este comenzó a leer en voz alta con dificultad:

--"El ma... el maestro Erinnu es un bu... es un burro"... ¡Pero niño...!

--No, abuelo, no es eso. Es lo de más abajo. Me lo acabo de inventar, ¿a que es divertido?-- dijo el niño señalando la columna de signos con el dedo. El viejo, un poco molesto, descifró con trabajo lo indicado:

--"Ton... Tonto el que lo lea".

:-)
.
(Tal y como sugiere Ángela Marcos, en el pecado original no intervino una serpiente y una manzana sino una tablilla de barro y un cálamo).
.

1 comentario:

Manuel Carrasco Rubio dijo...

Pues me ha "gustao" el cuentecito, si señor.