martes, agosto 07, 2012

Placeres Mundanos, nº 26

.
Gazpacho: El verano que se bebe.


Comprendo que la afirmación que pienso realizar a continuación llegue a ser molesta, que escueza, que incluso levante ampollas entre los lectores, pero antes que nada me debo a la verdad y ante ella, ante la verdad, no valen titubeos ni paños calientes. La afirmación, digo, no es otra que constatar que soy yo y solo yo quien hace el mejor gazpacho del mundo; por lo que si quieren continuar leyendo esta entrada y poniendo en ejecución su receta, les recomiendo que se olviden de todo cuanto crean saber en torno al gazpacho, que desprecien cuanto hayan visto, leído o probado y que una vez con el pensamiento en blanco, procedan a realizar un gazpacho como el mío, única y efectiva prueba que llevará a todos a confirmar que, en efecto, es este el mejor, el genuino y el único gazpacho mundial merecedor de ser tenido en cuenta.

Y dicho esto, procedamos.


Casi todo el mundo sabe que para hacer un gazpacho ortodoxo —insisto, ortodoxo como un pope ruso— y por lo tanto alejado de vacuas invenciones y postizos, son necesarios unos tomates, pimiento, pepino, ajo (fig. 1), pan del día anterior en remojo (fig. 2) y para su aliño, aceite, vinagre y sal. Ni más ni menos. Todo lo demás son, como digo, caprichos y ganas de molestar.

Elemento A. El tomate.
Es sin duda el tomate el alma gazpachera, así que debemos procurarnos los mejores y los mejores no son otros que esos tomates de variedad corazón de toro (también llamados en otros lugares corazón de doncella) de tan compacto interior y tan delicada piel que hace oneroso su comercio pues cualquier golpecito los arruina. Como conseguirlos no es fácil, optaremos por el tomate gordo y contundente que procura la huerta patria en su diversidad territorial. En mi caso, por cercanía, son famosos los tomates de Los Palacios o de Lebrija... aunque en esta ocasión, los tomates intervinientes —según rezaba la etiqueta del hiper— procedían de algún lugar de Murcia. En todo caso, no fueron malos tomates y sí mucho mejores que esas variedades de rama y de pera que la creencia popular encuentra adecuados para el gazpacho. Pero yo no.

Elemento B. El pimiento.
Los mejores son esos verdes de tono medio brillantes como recién barnizados que también sirven para freír, largos y algo retorcidos como cuernos de cabra. Desprovistos de pepitas y de los hilachos blancos del interior, un trozo como de 15 cm es más que suficiente para emplear en la receta. Más allá de esta cantidad, el gazpacho resultante corre el riesgo de tomar un sabor algo amargo. En resumen, que no nos pasemos con el pimiento.

Elemento C. El pepino.
Mi favorito es el de piel verde oscura atacada por pequeñas verruguillas. El pepino añade frescor y alegría, pero hemos de pelarlo y desproveerlo de culos porque al igual que el pimiento, puede amargarnos el gazpacho y hasta la vida. En cambio, encuentro muy adecuado que el pepino como guarnición se vista del Betis, esto es, pelado y vestido a rayas blanquiverdes.

Elemento D. El ajo.
¿Qué sería de la cocina española sin el ajo? Pues algo impensable, sin duda; algo que siempre lamentó el Conde Drácula. Por lo tanto, no olvidemos este elemento de vertebración patria, pero usémoslo con moderación dada su capacidad arruinante. Con un diente si es pequeño o medio diente si es hermoso, vamos que chutamos.

Elemento E. El pan en remojo.
El pan no solo actúa en el gazpacho como espesante sino como aglutinante, ayudando que todos los participantes se amalgamen, se hagan uno como machos y hembras en tumultuoso fornicio; pero teniendo cuidado que no tome papel protagonista. Una mediana porción tomada con la punta de los deditos será suficiente. ¿El mejor pan al efecto? Pues sin duda un pan ya más que asentado y de ese tipo que se llama de hogaza, o pan de pueblo o pan de payés. Nada de panes industriales tan llenos de aire que parecen globos quebradizos.

Resumiendo. Para la receta que presento, utilicé:
— 1 kg de tomates.
— ½ pimiento verde de freír.
— 1 pepino pelado.
— ½ diente de ajo (era gordo)
— 1 pellizcón de pan remojado.



Una vez reunidos los ingredientes, procederemos a trocearlos (los tomates, una vez lavados, no necesitan ser desprovistos de piel) (fig. 3, 4 y 5), vertiéndolos a medida que los picamos en el vaso de la batidora. Como la mía me la cargué, empleo como vaso una jarra cervecera de cristal.
A continuación, aliñaremos el conjunto con un puñadito de sal gorda, un chorreón de buen vinagre jerezano y un generoso chorrazo de aceite de oliva virgen extra (fig. 6). Llegados a este punto comprenderán que el asunto de las cantidades intervinientes en el aliño lo dejo en sus manos, porque siendo cada uno de su padre y de su madre, hay quien gusta de aliños con preponderancia vinagrera, otros más grasos y grados salinos de mayor o menor medida. Particularmente me hallo entre los que prefieren muy poco vinagre y no mucha sal, procurando que sea el aceite el rey del mejunje.
Es importante dejar que durante un buen rato (pongamos que media horita) las hortalizas troceadas se vayan conociendo entre ellas, que el aliño penetre en los resquicios y actúe como medio conductor de amistad y que todo, en suma, preste su olor y sabor al resto de elementos que habitan en el vaso batidor.

Tras este feliz reposo, enchufamos la maquinita —túrmix o minipimer en lenguaje castizo— y procedemos a hacer papilla lo que antes fue alegre reunión vegetal (fig. 7). Tras el tiempo necesario, que yo marco cuando la superficie del líquido resultante empieza a espumar, probamos, y rectificamos el aliño si procede. Un golpe más de batidora y aquí paz y después gloria, hermano.

Seguidamente, vertemos la mezcla en recipiente adecuado pasándola por un colador grande y de apretada rejilla (fig. 8). Para el filtrado, nos ayudaremos de un cazo con el que practicaremos salerosos movimientos circulares y apretujantes; de esta forma, y en un pispás, conseguiremos un gazpacho cremoso, de suave textura y ajeno a la presencia de trocillos, semillitas y pellejitos. Un gazpacho que es pura seda bebible.
(¡Señora, caballero! No tire a la basura las zurrapas que quedan en el colador. Siempre se las pueden echar de comer al cerdo que acostumbramos criar en un rincón de la cocina).


¿Añadir agua? Miren, yo me conformo con el agua proveniente de los tomates y la que empapaba el pan… en todo caso, si compruebo que el espesor es excesivo añado un culito que sirva para arrastrar al colador los últimos restos de la jarra. Pero nada más. Por favor, por favor, no agüen el gazpacho y mucho menos cometan ese atentado, ese crimen que consiste en añadir cubitos de hielo para “ponerlo más fresquito”. Por supuesto hablo de agua mineral en el caso de que el agua del grifo de la población de Uds. sea una porquería. Tampoco caigan en el error de los que piensan que el gazpacho es como un salmorejo con agua. No, no y requetenó. Gazpacho y salmorejo, aunque primos, distan mucho de ser la variación de una misma cosa.

Para finalizar, metemos el cacharro en la nevera y cuando el contenido alcance la temperatura adecuada, fría pero sin llegar al pre-granizado lo servimos en bol de loza (fig. 9). Como guarnición me conformo con unos sencillos dados de pepino a medio pelar, aunque los añadidos son tan innumerables como los caracteres humanos: hay quien añade pan, uvas, jamón, pescado frito, langostinos a la plancha y hasta remoja trozos de tortilla de patata. En este extremo no hay nada que objetar pues son elementos externos, digamos que periféricos al gazpacho. Otra cosa son esos trukis que desde luego no admito tales la inclusión de ¡la cebolla!, la pizquita de comino o la hojita de yerbabuena e invenciones como la que llevé a cabo el otro día, que fue sustituir el agua del grifo por agua mineral con gas. El resultado, aunque curioso, no llegó a convencerme.

.




13 comentarios:

Ángela dijo...

Sí, si, todo eso está muy bien, y hasta puedo reconocerle a usted su maestría en la elaboración de tan suculenta receta, pero, dígame, por favor, ¿dónde demonios se encuentra la figura 6?
Agradecida.

Sap. dijo...

.
Perdone mi torpeza, señora; presto corro a remediar el error gráfico... A verrr... Sí, ello era, una cuestión de tamaño de los afotos... Ya está.
Arreglao.

;-)

albertiyele dijo...

Lo que más me gustó: lo del tumultuoso fornicio ( es que estoy hecha una viciosa sin remedio). El gazpacho... mmmmm... es como que mi españolidad no llega hasta ahí. Entre los deberes de mi nueva patria, debo, todavía, el gazpacho (y los callos, ni a la madrileña ni de ninguna otra forma, puaaaaj)

Manuel Carrasco Rubio dijo...

La retorica perfecta. La foto apetitosa, pero el mejor gazpacho: ¡EL MIO!, sin tanto ritual.

Manuel Carrasco Rubio dijo...

Se me olvidaba: Lo mejor de todo, la definición. EL VERANO QUE SE BEBE.

Sap. dijo...

.
Es curioso, Albertina, pero mi amigo el de Valcarce también arrugó el bigotillo cuando le dí a probar nuestra sopa fría. Aaaay, si es que os sacan del aceite de maíz y to os sabe raro...
;-)

Sap. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sap. dijo...

.
Siento comunicarle sr. Carrasco, que el diploma expedido por la A.G.U.A. (Asociación Gazpachera Universal Antonomásica) me acredita como Number One en este tipo de asuntos.
Usted siga mis enseñanzas y continue practicando, que en un par de quinquenios lo mismo le dan otro diplomita.

:-)

albertiyele dijo...

Repita, a ver, repita por lo menos 1000 veces: Balacarce va con b, Balcarce va con b, Balcarce va con b...
¿Y qué diría el mensaje ese que suprimiste???? Aaaaaagggggg!!! No puedo con la curiosidad.

María dijo...

Hace usted un salmorejo con pepino perfecto, oiga ;-)))

Alvaro dijo...

Sí, sí, sí, ese color perfecto de la emulsión del aceite que sólo vemos en el salmorejo... Mmmmm...

Bueno: ¡Hola guapas!

fernando dijo...

Y yo pregunto... ¿Alguien de ustedes ha probado el mío?... :-))

MartinaH dijo...

Diría que se trata de la receta de gazpacho más larga y detallada del mundo mundial. Hasta cabría la posibilidad de que fuera un récord guiness...

Seguiremos los pasos atentamente. Y esperemos que el resultado sea tan apetecible como apetitoso.

¡Gracias!