martes, marzo 22, 2011

"Mis Melenudos, 9"

.
"BLUE JAY WAY"

En los tiempos lejanos pero por suerte aún nítidos en que este tema de George Harrison (publicado en 1967 dentro del álbum “Magical Mystery Tour”) nos asaltaba en la reproducción de la correspondiente cinta de casete, no dudábamos en darle a la tecla del palante si las pilas eran nuevas, o en adelantarlo manualmente hasta la siguiente canción —a ojo— con el socorrido método del bolígrafo giratorio. Y es que “Blue Jay Way” siempre nos pareció un coñazo.

Al tema, por otro lado, lo habíamos cargado de sarcasmo al otorgarle un nombre familiar a partir de la repetitiva frase del estribillo ‘don’t be long’, siendo así que “Blue Jay Way” pasó a denominarse ‘la canción del dombilón’. Algunas veces, ya se sabe, la confianza da asco.

Es ahora, o no fue hasta hace poco, que uno comienza a apreciar composiciones que antes le aburrían. En el caso de Harrison, puedo unir a la musiquilla de hoy “It’s all too much” y “Only a Northern Song”. Tal vez se deba a que uno es también más aburrido cada lustro que pasa. Pero el caso, y contra lo previsto, es que los años toleran mejor este cúmulo de órgano Hammond, cintas al revés, voces sampleadas y todo el aparato requerido en la época para conseguir el perseguido efecto nebuloso (que más que nebuloso de nube, era nebuloso de humo de porro trompetero).

El “Paseo del Arrendajo Azul” —ojo no confundir el arrendajo azul, pajarraco típicamente norteamericano (Cyanocitta cristata) con el arrendajo de por aquí (Garrulus glandarius), según me aclara mi amiga Ángela, la mantenedora de este blog— es la calle donde George Harrison vivió una temporada en Los Angeles. Fue allí, durante una noche que esperaba la visita de unos amigos, entre ellos Derek Taylor, el que había sido jefe de prensa de los Melenudos, donde compuso la cancioncita de marras suponiéndolo de psicotrópicos hasta el mismísimo culo. Por lo tanto y una vez más, el hecho que la desata y posterior letra son inanes aunque las publicaciones de la época ya se encargaban de buscarle tres pies al gato más excéntrico, pues recuerdo que un estudioso sostenía que la frase “don’t be long”, o sea, “no tardéis”, en realidad significaba “don`t belong”, o sea, “no pertenezcáis”, no pertenezcáis al establishment se entiende. Ay, cómo estaban las cabezas entonces con tanta psicodelia y tantas chuches.

En fin, la letra viene a decir más o menos lo que sigue:

Paseo del Arrendajo Azul.

Hay niebla en Los Angeles
Y mis amigos se han perdido.
“Llegaremos pronto”, dijeron
Y en cambio, se han perdido.

Por favor, no tardéis; por favor, no tardéis mucho
Por favor, no tardéis, que puede que me duerma.

Bueno, les dije cómo llegar
Y que preguntaran a un policía
De los muchos que hay por allí

Por favor, no tardéis; por favor, no tardéis mucho
Por favor, no tardéis, que puede que me duerma.

Ahora ya ha pasado
La hora de dormir
y eso que me gustaría
Pronto amanecerá
Y yo aquí sentado
En el Paseo del Arrendajo Azul.

Por favor, no tardéis; por favor, no tardéis mucho
Por favor, no tardéis, que puede que me duerma.

El vídeo original —con Jorgito tocando un teclado pintado en el suelo— extraído de la película para televisión del mismo título que el álbum, lo tienen aquí: "Blue Jay Way"
.