miércoles, diciembre 08, 2010

El primo Juan, 70 años. 30 de fiambre.

.
Hoy hizo 30 años que a mi primo Juan, el magnífico compositor (pero ¡anda que no hacía/decía gilipolleces la criatura!), le pegaron unos tiros. Bueno, es una historia conocida por todos y no hay que insistir en ella. Para recordarlo en su aniversario, perpetroduzco (del verbo que aúna el perpetrar con el traducir) la letra de una de sus canciones. Se trata de ‘Watching the wheels’, uno de mis temas favoritos y título que siempre encuentro traducido como ‘Mirando las ruedas’, algo a lo que no encuentro sentido. En cambio sí lo tiene considerando las ‘wheels’ como manera familiar de designar las atracciones de feria (‘Big wheel’ es la noria, por ejemplo).

Y es que estas ‘wheels’ (así lo entiendo) no son más que las atracciones, los tiovivos, que conforman con su brillo de oropel y sus lucecitas engañosas el showbusiness musical, lugar al que los amigos de mi primo Juan se empeñaban en devolverlo tras sus muchos años de silencio discográfico.

Aquí el Tubo: “Watching the wheels”

Y aquí -más o menos- la letra para ir olvidándonos del horrísono gritito de 'Imagine', fofavó:

  La gente me dice que estoy loco
haciendo lo que hago
y me da toda clase de consejos
para librarme de la ruina.
Pero cuando les digo que me encuentro bien,
me miran con extrañeza,
que seguro que no soy feliz
desde que me retiré del asunto.


La gente dice que soy un holgazán
y que desperdicio mi vida
y me advierten de todas las formas
para que me espabile
Pero cuando les digo que me gusta
contemplar las sombras en la pared
me dicen que me estoy perdiendo el gran momento
y que no siempre voy a estar en el candelero.

Aquí sentado contemplo cómo
las atracciones giran y giran,
y es que me encanta verlas dar vueltas
aunque ya hace mucho tiempo
que no monto en ese carrusel
porque tuve que dejarlo.

La gente me hace preguntas,
perdidos en su despiste
y les digo que no hay problema,
que lo mío son soluciones.
Pero sacuden la cabeza y me miran
como si me hubiera vuelto loco
Así que les digo que no hay prisa
que sigo aquí sentado haciendo tiempo.


y contemplando cómo
las atracciones giran y giran,
y es que me encanta verlas dar vueltas
aunque ya hace mucho tiempo
que no monto en ese carrusel
porque tuve que dejarlo.
Tuve que dejarlo.
Tuve que dejarlo...
.

2 comentarios:

El Abuelito dijo...

¡¡¡¡Por fin!!!! ¡¡¡¡Por fin alguien se da cuenta, entre tanto recordatorio de pacotilla que toca sufrir, de que Juan es muchísimo más que la megacursilada de "imagina"!!! ...Después de oirla trescientas veces en dos días, había llegado a dudar de mí, a ver si Juan solo fue eso y unas fotos en bolas con Yoko Ono... Menos mal que hay quien lo saca de semejante cárcel, porque si no...

Adalmir Magalhães dijo...

Mucho bueno!